jueves, 26 de marzo de 2009

Más ciudadania contra la crisis


Los objetivos del milenio marcan el camino a la economía y a la dignidad



Fué la alteración del precio real de las cosas, para el lucro compulsivo del sistema financiero, la causa de la crisis. Ajustar el precio financiero al valor real tiene un impacto social considerable. Esta es la realidad de la crisis: un desajuste del mundo financiero respecto a la economía real. El proceso tiene daños colaterales sociales, que debemos paliar. La protección social de hombres y mujeres trabajadoras es necesaria.
La solución a este parón económico sobrevenido es posible. Causa principal ha sido la ausencia del necesario control financiero, por mor del principio neoconservador: el mercader es el rey. La realidad económica no podrá, en consecuencia, ser gerenciada con los mismos esquemas neoconservadores de Reagan, Thatcher o Bush. Habremos de pensar no tanto en fomentar el consumo como solución a la crisis, sino en prestar más atención a los derechos humanos en todo el mundo, expuestos como objetivos del milenio: habremos de luchar contra la pobreza, generalizar la educación, poner remedio a las enfermedades endémicas (sida, malaria), potenciar la igualdad entre los pueblos y la dignidad de la mujer; cuidar el Planeta. La vía no es retomar aquella que nos llevó a la crisis, sino el camino es la Europa garante de la dignidad de los hombres y mujeres del mundo, del desarrollo sostenible, del mantenimiento de la tierra y los mares limpios. La política de ciudadanía es muy eficaz, más que sólo y todo mercado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

si comentas, dialogas conmigo