lunes, 2 de junio de 2014

El rey de España abdica

En la inmediatez de la soberana noticia, habéis de permitirme que recuerde, en el adiós, las memorias reales que yo tengo del Rey y de la Reina. 
El rey Juan Carlos I, rey de España, ha decidido hoy abdicar en su hijo Felipe, que será Felipe VI. 

En esta despedida, digo que me consta personalmente que el rey conocía bien Albacete: Por su atención constante al Ala 14, la Base Aérea de los Llanos y a la Maestranza aérea. Me consta que se ocupó de la instalación de Eurocopter en nuestra ciudad y que conocía también nuestra finca emblemática, Los Llanos, la misma donde pernoctó aquella comitiva fenicia camino desde Homs (Siria) a Córdoba (España), que compartió nuestro queso, nos trajo su aceite y para partir el pan usó nuestra navaja. “Albaçit” llamaron los fenicios al lugar: “Centro comercial del Llano”.

El Rey Juan Carlos nos conoció. En una recepción a la que asistí siendo yo alcalde de Albacete, reconociéndome, me dijo amablemente: “Alcalde, qué frío hace en tu Albacete”. Fue palabra de rey. 
Con la Casa Real hablé de la restauración del Teatro Circo, su majestad doña Sofía aceptó la invitación de presidir su reinauguración, y lo hizo al inicio de La Feria de 2002. Como despedida doña Sofía me dijo: “Alcalde, qué amable es tu pueblo”. Este piropo de una reina a una ciudad que debe a Felipe V, primer Borbón rey de España, su independiente villazgo, fue el resumen de toda la idiosincrasia de esta ciudad del llano: su amabilidad como pueblo. 
Y pienso que así es: en Albacete hace mucho frío y Albacete es un pueblo muy amable. Es palabra de rey y es palabra de reina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

si comentas, dialogas conmigo