martes, 13 de agosto de 2013

Cascos, Nescio, No recuerdo, Arenas

Cuando de chico robaba huevos del nidal de las gallinas de la abuela, siempre respodía al ser interrogado: No sé, no recuerdo. Ese día, por cena le daba a beber  caldo de rabo de pasas hervidas. "para que no olvides".  La abuela sabía quién  le había robado los huevos del nidal y que, por gallina, no lo confesaba. La reprimenda se adornaba con la ironía sonora siguiente: "Para que no me olvides".    


 











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

si comentas, dialogas conmigo