lunes, 16 de julio de 2012

Pon alma en la política


No son buenos tiempos para la ética
 
Pregunté a un banquero y me dijo, dinero; pregunté a un empresario y me dijo, comercio; pregunté a un político y me dijo  globalización. La respuesta fue globalizar el comercio del dinero. Convertido el mundo en un casino, para conquistar el bienestar general hay que romper  la banca. La mejor estrategia no proviene de la economía, sino de la política. Se estima que hay 1.29 miles de millones de personas (22 por ciento del total de la humanidad), que viven con no más de 1 €  al día y, en España,   la tasa de pobreza se sitúa en un 21,8%. Y aún así exhiben como el elixir de la felicidad la austeridad.   “¡A trabajar!” les gritó, cubierto  por el  escaño,  un prohombre patrio.  “¡Que se jodan!” vociferó la compañera de escaño, no menos señoría. Olvidados quedan  los años de la Europa socialdemócrata y democristiana, que programó dignidad para la ciudadanía. No son buenos tiempos para la ética.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

si comentas, dialogas conmigo