lunes, 12 de abril de 2010

fraternidad reafirmada


Quiero invitaros a leer esta libertaria crónica de Juan Cruz, con la que nos envuelve el País. Trescientos supervivientes de Buchenwald han escuchado a Jorge Semprún rememorar ese momento de sus vidas. Hay gente de la edad de Semprún, que vino muy joven al campo, y que tiene 86 años, como su compañero asturiano Vicente García, o de la edad del cordobés Virgilio Peña, que tiene 96 años y una jovialidad que le lleva a hablar en metáforas llenas de buen humor. "Tengo más años que un olivo". "Aquel día llorábamos de alegría lágrimas que parecían babas de vaca". Y hay un austriaco, Leitiger, que es el más veterano de todos, tiene 104 años. Practican aquí, en este campo desolado, la ceremonia de la fraternidad contra el Mal. La frase es de Andre Malraux, y Semprún la cita reiteradamente en ese libro, La escritura o la vida. "Si recupero esto", escribe Malraux, "es porque busco la región crucial del alma donde el Mal absoluto se opone a la fraternidad". Esa es la esencia, y el leit motiv es esa reflexión sobre el Mal. Sobrevolando, valga la expresión, los pájaros, o su ausencia. Cuando se produce la liberación, aquel 11 de abril de hace 55 años, Semprún le comentó a uno de los soldados que acudieron a liberarles que no había pájaros, que los pájaros habían huido, que no había pájaros sobre Buchenwald. Porque huyeron del olor de los hornos crematorios. Cuando se adentró en los bosques, hacia la casita que fue de Goethe, Semprún descubrió los pájaros, sintió su rumor, sus trinos, y quedó presa de un ataque, "casi irresponsable", dice, de alegría. Hoy en Buchenwald no había pájaros; los he buscado con la mirada, he querido escuchar sus trinos; no hay, el frío será esta vez el que lo ha ahuyentado, en medio de una atmósfera de una extrema melancolía, como si el tiempo estuviera enviando su propio mensaje de fraternidad pero también de rabia por lo que quedó en el tiempo. http://www.elpais.com/articulo/internacional/han/ido/pajaros/Buchenwald/elpepuint/20100411elpepuint_5/Tes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

si comentas, dialogas conmigo