viernes, 5 de octubre de 2012

«¡No es esto, no es esto!»


Es muy aconsejable no sobreactuar en política democrática. Al fin y al cabo, la democracia adolece de su principal virtud: el equilibrio inestable que ha de mantener, para conjugar las distintas opciones en favor del respeto a los derechos personales de toda la ciudadanía y de cada una de las ciudadanas y de cada uno de los ciudadanos, siendo que sucede que cada uno es cada uno y tiene sus cadaunadas. La sobreactuación política está abocada a la dictadura, que ciertamente es otro sistema, que diría Aristóteles.
El caso 25S  pudiera ser paradigma de secuestro de actitudes democráticas.
Madrid: 25S
Esto aconteció en Madrid, España, mirando al Congreso de los Diputados, el 25 de Septiembre, previa autorización Gubernamental. 

Santiago Pedraz,  juez de la Audiencia Nacional:   
No se puede "prohibir el elogio o la defensa de ideas o doctrinas" sobre todo "ante la convenida decadencia de la denominada clase política". 


Rafael Hernando, portavoz adjunto del PP en el Congreso de los Diputados:

 


 Pedraz,  "pijo ácrata" demagogo político "indecente "  magistrado.





Es muy aconsejable no sobreactuar en política democrática. La sobreactuación política está abocada a la dictadura, que ciertamente es otro sistema, que diría Aristóteles



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

si comentas, dialogas conmigo