martes, 13 de septiembre de 2011

MUCHA FERIA

Admiré al magisterio de Angelita, a quien le vi los pies por la tele de Albacete y a Alberto Saiz, que evocaba los inicios compartidos de un taller de baile en los ejidos, al que nunca acudí, vergonzoso del buen bailar. Evoqué a la Abuela Santana, heterodoxa serrana en sus atuendos y perfecta en sus bailes azafranados; a la Fundación Desarrollo y a Médicus Mundi; a la vecindad y a la Policía Local, servida por Hurtado y al Psoe agasajado por Pepe Fernández. Esta fue mi escasa mañana de inicio de Feria, después del aturdimiento, la noche anterior, de fuegos musicales explosionados en la misma cara de la Virgen de los Llanos. Creo que se le despertó el Niño, que acuna en sus brazos. A todos a quienes saludé, también a Miguel, que ya no es el guarda, dije buena Feria y ellos me han contestado, frente a la tómbola, en el lagar de la uva dulce, donde la cruz roja y en las mismas barbas de la policía local y los bomberos, que la otra feria que venga debe ser mejor. La gente, quiero decir la gente: el taxista, la que iza los globos de cinco euros, la locutora de los epifenómenos feriales, quienes amenizan La Feria con compases musicales y quien la trabaja apenado por el hermano “Belmonte” enfermo. Todos no quieren que a esta ciudad, ferial por antonomasia, se le parta el alma. Y a fe que estamos a punto a que nos partan la palabra. No diré nada de las escuelas 0/3 años; ni del consejo de presupuestos participativos; no mencionaré a la Fundación Familia, o Desarrollo, ni quiero decir nada de Amiab, ni de Asprona. He visto a todos con la pena contenida de la desesperanza, abriendo una sonrisa al cambio de nuevo. El navajero me dice que esperamos… y el de las baratijas artesanas, joyas modernas del arte, tiene esperanzas de nuevos mercados. Todo en una apretada mañana de feria, que de la casa de Andalucía por hermandad, de las Pinaíllas por modernidad, de los redondeles inacabados de Carrilero, me dio pie a pensar que no se le puede partir el alma a Albacete, ni se pueden sus sueños convertir en pesadillas. Soñé la cuerda de ayer viendo las fotos en la Comisión de Feria y el área metropolitana de mañana, cuando saludaba a Josefina, alcaldesa de Barrax. Ser eje de las mercancías del Mediterráneo a Europa. La Feria, que ha conquistado perfiles internacionales, ha de saludar al Mediterráneo Norte y al Mediterráneo Sur. Mientras tanto, Pepe de Argentina y Nordin de Tetuán me deseaban buena Feria, como yo os la deseo, paisanos en la nostalgia de porvenir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

si comentas, dialogas conmigo