viernes, 26 de agosto de 2011

Mafalda, no te rías


Estabilidad, como garantía de la continuidad en el ejercicio de los derechos; flexibilidad, como garantía de los mismos en circunstancias excepcionales; Europa, como garantía de las economías de los Estados miembro, han sido los tres epítetos sustantivos con que Rubalcaba explica su conversión en la noche del día 22, previa al día en el que el Presidente había de hacerle la pública y cameral encomienda, a él y a su oponente Rajoy: Reformad la constitución, para evitar el rescate mercader de España. Los que la oímos, lo hicimos en directo por vez primera. Vale la defensa del líder Rubalcaba, pero no quita un ápice de actualidad a la reclamación de democracia constitucional directa. 
Mafalda ríe
En 60 horas, han entrado en mi cuenta de correo 800 copias del mismo mensaje. Unas escritas con caracteres airados, los de otras despectivos, las más con caracteres de indignación o rebeldía, pretendiendo dar la razón a quien escribió no sólo el original de la protesta, sino incluso el modo de reenviarla. Pero, con independencia del trazo, el pretendido mensaje de los 800 correos ha sido: “Democracia directa, ahora”. Es un derecho que la constitución prevé. En algún artículo regulado, Artículo 92, en otro olvidado, Artículo 9. Mafalda, no te rías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

si comentas, dialogas conmigo