sábado, 25 de octubre de 2008

España en Pekín y Washington

.

Las potencias del Mundo son cinco: EEUU (que tras la caída quiso jugar un “solitario”), China, India, Japón (que desde 1949 se preparan para la revolución “cultural-social-económica”, que ahora abre el telón) y Europa, que nació del Mediterráneo y se aventuró a descubrir América y ahora debe, acompañado de todo el universo iberoamericano, devolver al Mediterráneo el agradecimiento filial. En esta representación de los cinco actores en busca de equilibrio, España tiene todos los genes para salir con un papel importante a escena. (Se busca actor español. Tenemos a Zapatero).
- “¿Cómo está el Mundo, Coronel. Tú, que vuelas, lo debes saber?” Quien me conoce poco opina que estoy habitualmente en las musas, como “acuario” y filósofo, y raramente bajo al teatro. No le extrañó, pues, nada cómo le formulaba la pregunta al Coronel del Aire. Pregunta metafísica (¿Cómo está el Mundo?).Pregunta poética (Tú, que vuelas). Pregunta ética (lo debes saber). Así hice la pregunta.
- “El Mundo está desequilibrado, se han derrumbado los “bloques” (19 de noviembre de 1989: caída del Muro de Berlín). Para la estabilidad se necesitan varias potencias”. Así me contestó.
Me quedé con la lección de geoestrategia que, de acuerdo a su oficio, formuló el militar del Aire. Pensé, igual que en la vida, que para ser felices hacen falta dos o tres.
Mientras se consigue el acuerdo, hoy en Pekín, mañana en Washington, este “maremoto” (la desaparición de los bloques produjo un intensísimo seísmo, facilitando la entrada en escena de más potencias) produce “tsunamis” que amenazan con la desaparición de algunas estrategias económicas, consideradas hasta ahora inamovibles, y por ende una derivada, la más nefasta, que es el paro.



Nosotros, atentos a la “revolución”, podemos estar en su solución. Debemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

si comentas, dialogas conmigo