miércoles, 8 de junio de 2011

Sofismas para el poder

Hemiciclo del Congreso
Se llamaban sofistas a quienes procuraban descubrir, hablando de ello, qué era verdad, qué era bueno, que era bello. Los sofistas, hoy llamados filósofos, cuyo patrón tal vez lo podríamos fijar en Sócrates, por cierto condenado a morir a coup de cicuta; los sofistas se atrevieron a fijar el criterio de la belleza en la proporción geométrica; para la bondad fijaron el criterio de la pervivencia; para la verdad, fijaron su consistencia en lo decidido por la asamblea. Estos sofistas fueron perseguidos por las milicias pero no hicieron desprecio de los cargos políticos: Se decantaron por la organización de los Estados y de las Ciudades ocupando puestos en la Presidencia del Gobierno, en el Senado, en la Asamblea. Crearon escuelas y academias; las alamedas y las plazas las usaban para pasear sus diálogos, proclamar sus hallazgos, avivar los debates públicos. Ese es el ágora: la plaza, el espacio para el debate abierto; para el encuentro de sí mismo, que en definitiva sólo se conoce cuando otro le refleja, como si fuera su espejo. Estos días hemos visto cómo el ser de Egipto se ha debatido en la plaza Tahrir; Grecia se discute en su plaza Sintagmas y España ha pretendido renovarse en Sol y en más de otras cincuenta plazas. En esta semana se levantan los últimos campamentos, pero dicen sus protagonistas que el movimiento, al que han bautizado 15M, continúa. Esta mañana en un recinto prácticamente circular, como suelen serlo las plazas, en el Hemiciclo que acoge el Pleno del Congreso de los Diputados, una portavoz creciente del Partido Popular quiso exponer su comprensión de la personalidad del Ministro: Usted, dijo Santamaría, desde hace 20 años es de González y ahora en 10 días quiere mostrarse ajeno a Zapatero, llamándose Alfredo. También se llama sofisma a un patrón de razonamiento malo que aparenta ser bueno. Con estas falacias sólo se pretende derruir, para quedarse con la herencia del finado. Cosas. Los de Sol dan a veces lecciones a la calle Florida Blanca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

si comentas, dialogas conmigo